martes, 21 de abril de 2009

De tío a sobrina.


Soy un conjunto de pieles aún por descubrir. Capas y más capas de una misma persona, que la vida permite vislumbrar con cierto tacto y en eso ando……vislumbrándome a mí misma.
He dado un par de ausencias a mi capa Americana, para trasladarme temporalmente a Madrid y estudiar lo que amo, lo que me mueve en mi corta vida y cada día descubro como un archipiélago de islas doradas, como un vergel que me fascina recorrerlo, en el que me siento aventurera de mi propio viaje.
Actuar es intuirme, viajarme, sondearme por dentro y por fuera y descifrar distintas capas que me cubren. Hay tantos vacíos que cubren propuestas como hartazgos que suplen ausencias. Me siento inmortal en esta danza sin fin……una interpretación cobija a otra y ésta da la mano a otra más y así hasta formar una cadena eterna, que no llego a concebir, salvo transformándome en el puñado de impulsos, emociones y rabia que requiere la esencia metálica de cada eslabón.
Contenida, impulsiva, energética, serena, triste y alegre, guapa y fea….todas están en mí, no necesito acopiarme de ninguna capa nueva, tan solo desvelar la precisa para embadurnarme de ella y plasmar la idea concreta o inconclusa de un personaje que fluye ingrávido en mis adentros.

1 comentario:

  1. Ni yo mismo lo hubiera definido mejor. Un actor.

    ResponderEliminar